Muchos cantineros conocen y comparten este relato, pues narra una parte de la historia del Caribe, que va desde la época de los piratas y la prohibición hasta la coctelería de hoy. La historia del mojito sin duda es un vivo ejemplo de la evolución de las bebidas de los últimos 500 años.

Piratas, Drake y mojito 

Todo comienza con un hombre llamado Sir Francis Drake, caballero de Inglaterra y peligroso pirata. Con numerosos logros y victorias, Francis Drake logró darle la vuelta al mundo navegando. En sus viajes recolectó aguardiente, azúcar y hierbabuena, estos ingredientes junto con el limón y un poco de agua se convirtió en la receta del remedio estomacal favorito de la tripulación.

El remedio era tan bueno que se popularizó rápidamente en todo el Caribe y los marineros solían pedirlo y beberlo a montones, pues no solo los ayudaba con el estómago y el escorbuto; sino que también les daba valor a la hora de pelear.

Cuba y la prohibición

De 1920 a 1933 entró en vigor la famosa ley seca de los Estados Unidos, prohibiendo todas las bebidas alcohólicas y castigando su producción y venta. Esto convirtió a Cuba en el lugar favorito de los adinerados, quiénes podían viajar a la isla, festejar y embriagarse cuanto quisieran.

Gracias a la comercialización de hielo y agua con gas, un cantinero en el famoso bar La Bodeguita del Medio moderniza el tradicional Drake a lo que conocemos hoy en día como mojito. Un dato curioso es que en Cuba todos los tragos se pedían con un poco de mojo, una preparación a base de limón, y de allí hereda su nombre el cóctel más famoso del Caribe.

 

Suscríbete a nuestro boletín

Únete a la comunidad de apasionados del buen comer y beber bien. Recibe entrenamientos gratuitas, ofertas irresistibles y lo mejor de nuestra comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.