Cerveza, Vino

Cerveza y vino

La cerveza y el vino hicieron un viaje alrededor del mundo antiguo. Hoy en día la popularidad de la cerveza ha crecido en todo el mundo, incluso hay quienes en momentos de calor mataríamos por una. Pero existió una época en que todos preferían el vino y se decía que la cerveza era solo para salvajes.

Egipto: cuna de las bebidas espirituosas

En la antigüedad los egipcios pagaban y alimentaba a su pueblo con cerveza. Su creencia era que el Dios Osiris fue quien la inventó para el pueblo egipcio. Ellos sabían de los nutrientes que esta bebida aporta al cuerpo humano y se daba a toda la población, incluyendo niños.

Por otro lado, el vino se consideraba una bebida de la realeza y su consumo se limitaba; sin embargo, en celebraciones lo consumía todo el pueblo. Algunos de los vestigios de cultivos de vitis vinífera más antiguos encontrados datan del sexto siglo antes de Cristo y se localizaron en en Egipto antiguo.

Cerveza y vino: De Egipto a Grecia

Los griegos aprendieron la técnica de elaboración estas bebidas espirituosas de los egipcios. Ambas bebidas fueron llevadas a Grecia, pasando a Roma y propagándose su consumo entre toda la población. En estos países se propagó el consumo del vino, principalmente porque estas naciones estaban localizadas en tierras apropiadas para la siembra de la vid. Los romanos y griegos consideraban la cerveza una bebida inferior, consumida por salvajes. A pesar de la mala fama de la cerveza su producción no paró.

La creencia de los egipcios y los romanos acerca del origen del vino fue rápidamente ligado con lo divino. Los egipcios creían que el vino había sido creado por Osiris, dios de la agricultura. Por otro lado, en la cultura greca se le relacionó con Dioniso, dios de la vendimia.

Hoy en día existen cientos de etiquetas de vino y cerveza a lo largo del mundo, con diferentes estilos e imagen. El consumo de ambos es tan grande que compiten en gran medida con la venta de los más grandes destilados alrededor del planeta.